Domingo 17 de diciembre de 2017
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 26.17.2017

Masiva movilización al Congreso de los trabajadores despedidos de PepsiCo

Junto con organizaciones políticas, sindicales y estudiantiles, los trabajadores despedidos de PepsiCo cortaron de manera total la Avenida 9 de Julio para pedir reapertura de la empresa y reincoporación del personal.

Desde las 7 y media de la mañana trabajadoras y trabajadores de la multinacional PepsiCo cortaron el tránsito de la Avenida 9 de Julio. Más tarde se dirigirán al Congreso, donde se realizará una sesión cuyo tema más mediático es la expulsión del diputado kirchnerista Julio de Vido. Sin embargo, las despedidas y despedidos de la fábrica ubicada en Vicente López pretenden "que se trate y se discuta también sobre los despidos y cierres, no sólo en Pepsico sino en otras empresas como Cresta Roja y otras. Presentaremos un proyecto de ley para preservar nuestra fuente de trabajo y un pedido de interpelación al Ministro Jorge Triaca".

"Será una extensa jornada de lucha en defensa de nuestro trabajo" sostienen los delegados de la fábrica de Snacks. Las medidas de protesta para el día de hoy se tomaron en una reunión realizada ayer en la carpa que los despedidos establecieron en Plaza Congreso. "Durante la reunión numerosos representantes de sindicatos y establecimientos tomaron la palabra para solidarizarse con nuestra lucha y para contar también lo que se vive en otros lugares, asi como para aportar otras propuestas de lucha y difusión".

Al mediodía, junto con organizaciones feministas, las trabajadoras despedidas brindarán un "guiso feminista por la reincoporación". A las organizaciones miliantes del feminismo se sumarán agrupaciones estudiantiles, políticas y sindicales que se solidarizan con esta lucha. Además, uno de los objetivos de la movilización es que el Congreso trate un proyecto de expropiación de la empresa.

Noticias Relacionadas

POLITICA  | 13 jul

Represión y desalojo en Pepsico

La Gerndarmería y la Policía Bonaerense reprimieron con gases lacrimógenos y palos a los trabajadores y trabajadoras que reclamaban por los 600 despidos mediante un acampe en la fábrica situada en Vicente López.