Martes 22 de agosto de 2017
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 3.17.2017

#LaPlata - A 4 años de la inundación todavía hay obras sin licitar

Porcentajes de las obras proyectadas para la región realizado por las Asambleas de Inundados de La Plata
Porcentajes de las obras proyectadas para la región realizado por las Asambleas de Inundados de La Plata
Mapeo de obras paralizadas realizado por la Asamblea de Inundados de La Plata
Mapeo de obras paralizadas realizado por la Asamblea de Inundados de La Plata

Así lo denuncian la Asambleas de inundados de La Plata. De las 62 obras proyectadas en toda la región sólo se finalizaron 8, hay 18 sin ejecutar y 6 que ni siquiera se han licitado.

Las asambleas de inundados de la ciudad acusan al municipio y a la provincia de no agilizar las obras hidráulicas que necesita la ciudad para no volver a inundarse. Si bien las que corresponden al arroyo El Gato tienen un 75% de avance debido a la velocidad con la que se está construyendo el derivador de avenida 31, en zona norte, las que se necesitan entre Camino Centenario y el Ferrocarril, sólo se avanzó en un 18%, poniendo en riesgo a las familias que viven allí.

Además, manifestaron que los puentes de Ruta 15, Diagonal 74 y Camino Centenario se licitaron hace meses pero aun no comenzaron a construirse, y todavía restan licitar 6 obras de las estipuladas para la región. También denuncian que la provincia tampoco brindó información básica sobre la lluvia que soportarían las obras realizadas ni realizó un plan de alerta y contingencia para contener posibles catástrofes como la del 2 de abril del 2013.

Como si fuera poco, también se dio de baja al equipo técnico de la Comisión Bicameral encargada de fiscalizar y seguir las obras, por lo que estaría virtualmente desarticulada, sin posibilidad de cumplir esa función.

Respecto a la relocalización de familias que viven a la vera del arroyo El Gato, las Asambleas de Inundados de La Plata manifiestan que “sigue siendo mínima la cantidad de viviendas que se entregó”, y agregan que no se conoce el cronograma de entrega de las viviendas restantes. Explican en un documento que la finalización de esas viviendas es fundamental, ya que sin la relocalización de las familias es imposible concluír con las obras de canalización en la cuenca baja del arroyo, la que caracterizan como “un verdadero embudo”.

Las paralizaciones de las obras se deben a distintas imprevisiones: interferencias con conductos de diferentes servicios, cruce ferroviario, falta de mensuras en terreno, falta de proyecto ejecutivo, falta de permisos municipales u oposición vecinal. Los derivadores de 143 y 31 necesitan un caño troncal de gas que lo cruza, pero según denuncia este grupo de vecinos, tampoco se está trabajando en esta interferencia.

Pese a que las obras que corresponden a la cuenca de arroyo El Gato tiene grandes avances, aun no se avanzó en el tramo crítico entre éste y Camino Centenario, dejando un gran cuello de botella. También denuncian que el puente de Ruta 15 se licitó en 2014 y “aun no se avanzó un metro”, el de diagonal 74 está parado hace meses por problemas con el proyecto y el de calle 12 avanza muy lentamente.

El Gato no es el único arroyo con problemas en la ciudad. La cuenca del Rodríguez - Don Carlos, zona de gran crecimiento urbano, según el relevamiento de las asambleas tiene 3 de 4 obras paralizadas, representando un peligro latente ante cualquier lluvia intensa.

Estas ejecuciones se realizaron dentro de un convenio marco firmado con Nación, que posibilitó la obtención de un préstamo para las mismas, con un plazo de ejecución que venció el 31 de diciembre de 2016, pese a que las primeras obras se comenzaron el 19 de mayo del 2014. Esto significa un atraso de 431 días del plazo previsto en el convenio.

No obstante, aunque se concretaran al 100% las obras estipuladas, seguirían siendo insuficientes. Según un relevamiento extraoficial del Departamento de Hidráulica de la Provincia que dieron a conocer las Asambleas de Inundados de La Plata, aun harían falta 50 hectáreas de reservorios y nuevos e importantes conductos troncales para evitar desbordes en el curso principal de las cuencas platenses. El riesgo sigue latente, y cuando el cielo se ponga gris, tras el abandono del municipio y la provincia, sólo nos queda apelar a la suerte para no volvernos a inundar.