Sábado 18 de noviembre de 2017
Facebook Twitter Instagram RSS
DD.HH. | 20.17.2017

A doce años del incendio del penal de Magdalena

Hace dos meses comenzó el juicio por el incendio en el penal de Magdalena.
Hace dos meses comenzó el juicio por el incendio en el penal de Magdalena.

En el hecho fallecieron 33 internos. Después de 12 años, comenzó el juicio que investiga las responsabilidades de quince penitenciarios y dos funcionarios del Servicio.

El 15 de octubre se cumplieron doce años del incendio en el pabellón 16 en la Unidad Penitenciaria N°28 de Magdalena, en el que murieron 33 personas por la inhalación de gases tóxicos, lesiones y estrés por calor. Rufina Verón, madre de Javier Magallanes, una de las víctimas fatales, encabezó un encuentro de familiares de las víctimas, junto con el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), en la Plaza San Martín de La Plata para reclamar justicia.

También se cumplieron dos meses del inicio del juicio que investiga a quince agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense, al por entonces director del penal, Daniel Tejeda, y al ex jefe de seguridad interior, Cristian Nuñez. La causa está a cargo del Tribunal Oral Federal N°5 de La Plata.

"Hace más de diez años que estamos en esta lucha para exigir justicia, para que el caso llegue al oido de todos y para que no vuelva a pasar" contó Rufina Verón a Política&Medios durante la jornada en Plaza San Martín. Javier Magallanes, su hijo, murió la noche del incendio, el 15 de octubre, mientras que ella se anotició del fallecimiento el 16, cuando se encontraba en viaje desde Merlo a Magdalena para visitarlo en el día de la madre.

Tanto Javier como la mayoría de los internos del pabellón 16 se encontraban detenidos con prisión preventiva, sin sentencia a cumplir. Durante las audiencias declararon la mayoría de los sobrevivientes, incluso bajo amenaza del servicio penitenciario: "un testigo declaró llorando porque lo habían amenazado" dijo Rufina Verón.

"Yo lucho para que esto no vuelva a pasar. Por suerte, gracias a la lucha y mucho trabajo, esto no está pasando inadvertido para la justicia" celebró Rufina, al mismo tiempo que se lamentó por la poca divulgación que el caso tiene en los medios de comunicación.

EL INCENDIO

Durante la noche del 15 de octubre de 2005, mientras los internos del pabellón 16 organizaban el lugar para recibir al día siguiente a sus madres en su día, agentes del Servicio Penitenciario N°28 de Magdalena reprimieron a las 58 personas que se encontraba ahí, bajo la excusa de una discusión entre los presos.

La feroz represión generó un incendio en el pabellón y la reacción de los agentes fue retirarse del lugar y cerrar la puerta para que nadie pueda salir. Así fue que 33 internos fallecieron producto de la inhalación de los gases tóxicos que generó la combustión de los colchones de poliuretano, monóxido de carbono y el ácido cianhídrico, por lesiones en sus cuerpos y por estréss por calor.

En lugar de llamar a los bomberos, los agentes penitenciarios se mostraron más preocupados por no permitir que los internos de otros pabellones interfirieran en el rescate de sus compañeros. Cuando el cuerpo de bomberos llegó a la Unidad ya era tarde. El saldo fueron 33 muertos, en lo que fue la mayor masacre dentro de una carcel desde el retorno a la democracia.