Domingo 17 de diciembre de 2017
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 21.17.2017

Interna vintage: En La Plata se reedita la pelea Alak-Bruera

Sobre el filo del vencimiento de los mandatos vigentes –terminan el 15 de diciembre- el 17 de ese mes se realizarán las internas para definir la nueva conducción del justicialismo provincial y de los 135 distritos. La junta electoral fijó los plazos para la presentación de listas y dio a conocer el cronograma que daba tiempo hasta el 16 para anotarse en la compulsa.

Cuando dieron las 00 del viernes 17 de noviembre ya estaban presentadas las dos listas que competirán por la conducción del justicialismo platense, una encabezada por Luis “Lucho” Lugones y la otra por Carlos “el negro” Bonicatto, reeditando así una interna que ya lleva un cuarto de siglo: Alak-Bruera.

Atrás habían quedado las listas que amagaron a presentarse, como la del concejal Fabian Lugli, quien arregló con el Alakismo, y la de Jerónimo Guerrero Iraola, quien se reporta con la diputada Valeria Amendolara. Cada uno de los sectores en pugna fueron anotando los porotos que iban sumando durante la tarde y a medida que se aceraba la hora de la definición se dieron sorpresas y pases varios.

La alianza más llamativa es la del Bruerismo con La Cámpora, otrora enemigos acérrimos. Tras la derrota de 2015 y con la necesidad de sobrevivir al desastre, los comandados por Martín Alaniz fueron acercando posiciones con Gabriel Bruera. Atrás habían quedado las acusaciones de “traición” y “deslealtad”.

Con los Bruera debilitados y Cristina bien posicionada en las encuestas, poco le costó a la agrupación de Máximo Kirchner imponer condiciones y vetar el apellido Bruera en las listas de Unidad Ciudadana y el PJ. Los beneficiados fueron Guillermo Escudero, quien será Diputado Provincial, y Lucho Lugones, que se quedó con la candidatura para presidir el PJ.

Otros “neobrueristas” que firmaron en esa lista son los del Peronismo Militante, la Juventud Sindical y la Corriente Federal de Trabajadores, que logró ubicar a su referente, Federico Bach, de La Bancaria, como Secretario Gremial. El otro sector gremial que estará en la lista es SOEME, quien a través de Susana Mariño ocupa el cuarto lugar de Consejeros Provinciales.

La lista del Consejo Provincial –que reparte cuatro lugares por la sección 8va- está encabezada por Gabriel Bruera, seguido del camporista Guillermo "Nano" Cara y por Gonzalo Atanasof.

Del lado del alakismo el pase más resonante fue el de Martorelli, quien logró colocar a Pedro Borgini como candidato a Secretario General y a Alberto Roteño como Secretario Gremial. Cabe recordar que Santiago Martorelli fue jefe de Gabinete de Pablo Bruera durante 6 años y Borgini Presidente del Concejo Deliberante en los últimos años de gestión del ex intendente.

Junto con el de Lugli este fue el pase más llamativo de ex brueristas que arriban al alakismo. Más comprensible fue la llegada de Pocho Prandini, del Ateneo Eva Perón, que también colocó a Emiliano Leyton para quedarse con la JP y el del sindicalista Omar Alegre, bastante distanciado de los hermanos Bruera desde 2015.

También serán parte de la lista el ex senador Guido Carlotto, Pepe Sbatella y Carlos Gil de Luz y Fuerza.

Quienes decidieron no formar parte de ninguna de las dos listas a nivel local fueron los dirigentes que acompañaron la propuesta de renovación que puso sobre la mesa Omar Plaini del Sindicato de Canillitas. Tras varias reuniones en las que se amagó con la candidatura del Secretario de Administración de la CGT, los dirigentes que lo acompañaron decidieron “dejarla pasar” ante la imposibilidad de presentar una lista que pudiera terciar entre ambas opciones.

Aun así, se verán las caras en el Consejo Provincial, ya que Plaini firmó por la rama gremial y el MUP colocó a Ignacio Mitoff por la Juventud en la lista que presentó el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, para liderar el justicialismo bonaerense.

Los que conocen de internas ven un desenlace muy parejo. El Bruerismo tiene su mayor fortaleza en el manejo del padrón, ya que durante su gestión se incorporaron varios miles de afiliados. En cambio el alakismo apuesta al “cansancio” de los afiliados con Bruera y La Cámpora, naturalmente vistos como responsables de las derrotas sufridas por el peronismo en las últimas tres elecciones.

Con final abierto, el 17 de diciembre se sabrá quien se quedará con la conducción del Justicialismo, que tras 25 años sigue atrapado en una interna que lejos de fortalecerlo, lo debilita un poco más.