Lunes 19 de febrero de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 9.18.2018

Quién es Miguel Ponte, el número dos de Triaca que puede transformar Buenos Aires en un infierno

Miguel Ángel Ponte, Secretario de Empleo del Ministerio de Trabajo de la Nación.
Miguel Ángel Ponte, Secretario de Empleo del Ministerio de Trabajo de la Nación.

El secretario de Empleo se reúne con cada una de las organizaciones sociales para anunciarles que dará de baja alrededor de 50 mil programas de empleo. Argumenta que no tiene presupuesto y que Carolina Stanley debe hacerse cargo de absorberlos. Las organizaciones anunciaron un cronograma de movilizaciones.

Miguel Ponte, el número dos de la cartera que conduce el chamuscado Jorge Triaca, no pasó desapercibido en sus poco más de dos años como secretario de Empleo y le causó varios dolores de cabeza a Mauricio Macri.

El primero fue cuando el Presidente debía anunciar el proyecto de Primer Empleo en Casa Rosada. Desde Trabajo apenas le habían enviado algunas líneas generales sin tener el texto definitivo, por lo que el Presidente debió hacer un anuncio incompleto y lleno de baches en un tema muy sensible.

Quien más se enojó en ese momento fue el vicejefe de gabinete, Mario Quintana, que le señaló que el proyecto tenía serios déficits y que era una copia de uno armado por el kirchnerismo en 2008.

Tras ese mal trago, Ponte volvió a saltar a la fama cuando fue filmado en una fiesta en Córdoba en el marco de un “retiro espiritual” con sesenta funcionarios del Ministerio en el Hotel Hilton. Al ritmo de reggaetón el funcionario realizó un baile subido de tono que estalló en las redes sociales, justo en el momento donde recrudecían los despidos.

Ponte fue director de Recursos Humanos de Ternium Siderar, del grupo Techint, y es titular de cátedra Administración del Personal III de la UBA, desde 1996. Fue pieza clave en las reuniones preparatorias de la frustrada Ley de Flexibilización Laboral. En ese momento, volvió a las primeras planas cuando declaró que "la posibilidad de entrar y salir del mercado laboral hace a su esencia; es como comer y descomer".

Mientras en Trabajo dan por superado el escándalo del Ministro con su ex empleada y los "ñoquis" del SOMU, Ponte afina el lápiz que ejecuta la baja de los Programas de Entrenamiento Laboral y Programa de Trabajo Autogestionado. Quienes primero lo sufrieron fueron los sanjuaninos, ya que ahí se dieron de baja 13 mil cupos.

Eso motivó la enérgica reacción del Gobernador, Sergio Uñac, y del Presidente del PJ nacional, José Luis Gioja, quienes trataron en vano de revertir la decisión. Desde allí, partieron alrededor de 200 beneficiarios que desde hace días acampan en la Avenida 9 de Julio frente a Desarrollo Social.

Otras organizaciones que ya recibieron la noticia fueron el Frente Barrial 19 de diciembre, el Polo Obrero y el FOP. El primero de ellos, vinculado al ex diputado porteño Jorge “Quito” Aragón, movilizó el viernes 2 a la sede de Trabajo, en Avenida Alem, y hoy está reclamando en las gerencias de empleo en todo el país. En un comunicado señalaron que “exigimos que éste canal de diálogo sea retomado y responsabilizamos al Ministro Triaca y su Secretario Ponte que tomaron esta decisión”. Además, solicitaron “a la Ministra Carolina Stanley que interceda en la búsqueda de una solución, ya que de no ser así nos veremos obligados a tomar medidas en su Ministerio”.

En tanto, el Frente de Organizaciones Populares anunció que el miércoles movilizará a la Gerencia de Empleo de La Plata y luego acamparán en las puertas del Ministerio nacional. Tras la semana corta por los feriados de carnaval, la sede de Trabajo será epicentro de un sinfín de movilizaciones. En trabajo y en estricto off reconocieron que la ciudad va a ser un caos y que si Stanley no absorbe las bajas la conflictividad va a crecer.

Mientras en la cartera laboral tratan de empujar el problema hacia Desarrollo, el equipo de Carolina Stanley se desentiende del conflicto y muestran su enojo con Triaca. Ni Matías Kelly ni Carlos Pedrini, ambos con rango de Secretarios de Estado, aceptan como propio el desafío de Triaca.