Sábado 18 de noviembre de 2017
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 25.17.2017

Cuba-Estados Unidos: no hay evidencias de “ataques sónicos”

Expertos cubanos que investigan las denuncias de Washington sobre los supuestos ataques contra sus diplomáticos en La Habana, aseguraron que el país “no posee tales armas” (acústicas) y criticaron a Washington por “calumniar” a la isla y negarse a cooperar plenamente con su investigación.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó nuevamente a Cuba de ser responsable de los supuestos “ataques sónicos” de los que habrían sido víctimas 24 de sus diplomáticos en La Habana.

Los cubanos que lideran la investigación, que incluye a unos 2 mil expertos, desde criminólogos a audiólogos y matemáticos, han rechazado toda posibilidad de que Cuba atentara contra el personal estadounidense.

“Puedo garantizarle que esto es completamente falso”, dijo a NBC News el coronel Ramiro Ramírez, jefe de Seguridad Diplomática del Ministerio del Interior cubano.

Aunque la investigación aún no ha concluido, no se ha descubierto ninguna evidencia que confirme las acusaciones de los “ataques”, que supuestamente han provocado pérdida de la audición, mareos, fatiga y problemas cognitivos, según asegura Estados Unidos.

Medios de prensa norteamericanos han citado a funcionarios de Washington que manejan la posibilidad de que se hayan usado armas sónicas para lesionar a los diplomáticos. Pero los investigadores cubanos aseguran que “el país no posee tales armas”.

“Es algo imposible. Estamos hablando de ciencia ficción”, afirmó el teniente coronel José Alazo, experto de la unidad de investigaciones criminales del Ministerio del Interior de Cuba.

Sobre la posibilidad de que un tercer país fuera responsable, Ramírez explicó que “todavía no tenemos respuestas definitivas, pero Cuba nunca permitió, ni permitiremos, que nuestro territorio sea utilizado de esta manera”.

En este momento, dijo en coronel Ramírez, “nuestra principal preocupación son las acusaciones que nos está haciendo el Gobierno de los Estados Unidos y en eso estamos centrados, porque es una calumnia”.

El gobierno cubano invitó al FBI a La Habana cuando Estados Unidos informó por primera vez de los incidentes, aunque la Casa Blanca y el Departamento de Estado no respondieron inmediatamente a las solicitudes de Cuba para investigar los supuestos ataques y se negaron a compartir los registros médicos de los diplomáticos o dejar que los cubanos hablen con los médicos estadounidenses.

Esta semana el FBI se ha reunido con los expertos cubanos para que “descubramos qué está sucediendo”, dijo el doctor Manuel Villar, uno de los especialistas que investigan los incidentes.

El 29 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos anunció en un comunicado que reduciría su presencia diplomática en La Habana a más de la mitad, suspendiendo las operaciones rutinarias de visas, ofreciendo solamente servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses y advirtiendo a los ciudadanos norteamericanos que no visitaran Cuba. Luego, ordenó la expulsión de 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington.